Maratón de las Tucas 20.07.2019

¡¡¡Benasque!!! 20 de julio de 2019 y por segunda vez en la línea de salida del Maratón de las Tucas. Una carrera de casi 45km con cerca 5000 metros de desnivel acumulado que une Benasque con el Refugio de Estós, Collado de la Plana, Refugio Angel Orus, Eriste, Cerler y de nuevo Benasque.

Tras mi nefasta experiencia en 2016, donde fui más fuerte de lo que debía hasta el km 22 (Collado de la Plana y cota de carrera a 2700 metros de altura) y a partir de ahí sin piernas para disfrutar la bajada y agonizando en la subida y bajada de Cerler, sumado a ir desde las 2 horas de carrera con glucemias entre 50 y 70 por haber puesto rápida en el desayuno, decidí salir muuuy tranquilo. Tanto que en la salida iba al final del grupo, con los escobas. A ritmo cómodo llegué al Refugio de Estós en 2 horas (12km con casi 800+) y de ahí la agónica subida al Collado de la Plana, otros 10km con 900: exigente en desnivel pero sobre todo por lo complicado del terreno, bloques de piedra en los que ya cuesta progresar andando (como para correr).

Una vez tocado el techo de la carrera en el km 22, a 2700 metros, tras 5 horas, con el Posets frente a mí y el Aneto a mi espalda comienza el descenso a Eriste pasando por el Refugio de Angel Orus en el km 27 y 6.40h de carrera donde hay un avituallamiento en el que paro unos 5 minutos para hacer glucemia y comer y beber bien para lo que queda de carrera. Es saliendo de este punto donde me engancho a un buen grupito en el que llegamos corriendo a Eriste, adelantando mucha gente y con buenas sensaciones. Parece ser que guardar mucho en la subida está dando resultado.



Ya "sólo" queda subir y bajar Cerler, 5km de subida con 500+ y otros 5 de bajada hasta volver a pisar las calles de Benasque. Aunque a priori es lo más asequible de la prueba es lo que más duro se hace. Los 35 km hasta aquí y 4000+/- ya pueden ser el motivo...Aún así subo tranquilo sin agobios y sabiendo que cada paso es uno menos para llegar a meta y que voy con tiempo de sobra. Corono Cerler y me tiro a Benasque como loco. Asombrosamente tengo piernas para correr toda la bajada y me encuentro bien y adelantando mucha gente en este tramo.

9 horas y 48 minutos después llego a Benasque, algo más de 500 metros de disfrute corriendo por estrechas calles llenas de gente a esta hora de la tarde. Cada uno de los 1100 que salimos llegamos a meta muy espaciados por lo que esos metros corriendo sólo por Benasque son merecida recompensa a tanto esfuerzo. 599 clasificado de 1100 locos, modesta mitad de tabla...como siempre.

Glicontrola2
Amanezco en 126 a las 7 am, preparativos y a la zona de salida. Plátano y café a las 8.30 am, poniendo la basal a esta hora y reduciendo de 10 uds de Levemir a sólo 4. Justo antes de salir estoy en 156 aunque sin haber puesto nada de rápida para evitar hipoglucemias en carrera, se que haré una leve hiperglucemia a eso de la 1.30 horas de carrera.

No hago glucemia capilar hasta las 2 horas en el refugio y...230. La hiper con la que contaba se me ha ido un poco, así que en este avituallamiento y sabiendo que desde este momento empieza a bajar progresivamente sigo hidratándome bien, tomo sales (que no alteran la glucemia) un poco de jamón y algo de fruta.

Desde aquí hasta el collado mucho agua, algún dátil y nueces y mucha paciencia. Arriba en el km 22 glucemia de 180, vasito de caldo y bajada a Angel Orus donde llego con 150. En este punto devoro: jamón, queso, membrillo, melón, frutos secos...llego a Eriste con buenas sensaciones y glucemia de 112 así que cargo bidones, bebo mucho agua que el sol a estas horas 4pm pega duro y subo a Cerler.

Ya no apetece comer mucho pero necesito que mi glucemia no se desplome y seguir enchufado a la carrera así que desde aquí una pastilla de Glucoup cada media hora me hacen llegar a meta en 65: Glicontrola2.