Maraton Ultrail La Covatilla 15.10.2016


Tenía muchas ganas de hacer este maratón de Ultrail La Covatilla, primero por ser la 1ª edición de una carrera organizada por Miguel Heras en "el patio de su casa" en la Sierra de Béjar y segundo, por quitarme el mal sabor que se quedó en el Maratón de las Tucas. A priori, distancia y desnivel similares a la prueba de Pirineos y gran parte del recorrido en alta montaña, así que había que intentar que las cosas fueran mejor.

5.30 am. Comienza la jornada con 2 uds de levemir y 4 de Novorapid tras una glucemia de 80 en ayunas. Bajo aún más las 3 y 5 uds que me puse en Pirineos y que me hicieron ir toda la prueba en hipoglucemia. Aún así antes de salir 73; zumo, gel y a ver qué pasa.
Empezamos la carrera a las 8.00 am en una mañana muy fría y en la cola de pelotón, esto es muy largo con Pepi (DT3) Pedro (compañero de DT1 Team). Las buenas sensaciones hacen que no haga glucemia hasta la hora de carrera: 135! Hasta aquí puedo contar de la diabetes en esta carrera porque a partir de ese momento no hago más glucemias, sólo en meta con un resultado de 70.

La única precaución que tomo es es comer u beber bien durante toda la carrera con el agua e isotónico que llevo encima y aprovechando los avituallamientos para beber coca cola evitando hipos y metiendo algo sólido también: plátanos y alguna galleta para mantener la glucemia.


En media hora estamos en Candelario y de ahí Garganta del Oso y Estación de la Covatilla; algún que otro caballo pastando en plena subida y las prisas por llegar cada vez más alto para poder ver bien el mar de nubes que dejábamos abajo hacían que las duras rampas lo fuesen menos. Avituallamiento en La Goterita y bajada divertida sembrada de grandes bloques de piedra y con mucha pendiente hasta las Lagunas del Trampal donde nos esperaba una dura subida hasta enfilar la cresta que nos lleva hasta La Ceja a 2428 metros (cota máxima). En todo este tramo se puede correr y desde la Ceja sólo quedaba bajar de nuevo a Béjar.

Aun siendo la parte de la carrera en la que se va más vivo, tantos kilómetros y desnivel acumulado ya en las piernas (unos 4600 metros) después de casi 6 horas penalizan y no se baja todo lo fuerte que a uno le gustaría. Por fin meta en Béjar en 6.37 horas.

Próxima carrera, los 43 km de Desafío Robledillo, última estación del circuito FiveStations y fin de la temporada de monte.