Vuelta al Pico Cerler 27.07.2014

Viaje a Benasque, un encantador pueblo de montaña a los pies del Pirineos Aragonés donde se respira monte como en pocos sitios. Esta vez para hacer la Vuelta al Pico Cerler 22,5 km con 1230+, quizás un poco pronto habiendo hecho mi primer trail sólo 3 meses antes pero había que probar.

Mi inexperiencia en carrera me obliga a llevar más peso del necesario, bebida y algo de comida para ir tranquilo y hacer frente a una posible (y casi segura) hipoglucemia. Empiezo tranquilo, el perfil de la prueba se resume en subir a cota 2300 Colladeta y bajada a Benasque, de ahí que hasta la cota más alta me planteo ir a buen ritmo pero sin volverme loco subiendo ya que lo pagaría seguro en la bajada.

Glicontrola2: Las glucemias, salvo al principio q me voy cerca de 200, bajas como siempre. La basal es la clave!! Aprovecho los avituallamientos y el isotónico que llevo en la parte delantera de la mochila para no perder tiempo en quitarmela. Después de un último tramo de subir casi a gatas, llego hasta la cota más alta: Colladeta 2300 metros en 90, pico unas gominolas en el avituallamiento y a bajar se ha dicho.

¡Bajar, que difícil es bajar y cuanto se sufre! Me tiro literalmente, 12 km subiendo y había ganas ya de darle un poco bajando, error. Bajo fuerte y a tumba abierta hasta Cerler pero desde aquí hasta Benasque...parece que bajando no gastas pero el hecho de tener que ir continuamente reteniendo te deja sin piernas en pocos kms, otra lección aprendida: bajar a ritmo sin volverse loco. Lo dicho, desde Cerler hasta Benasque, a pesar de ser un terreno favorable, sin mucho desnivel negativo y con poca exigencia técnica se hace muy duro.

La cosa cambia cuando se intuyen las primeras casas de Benasque. Entrar corriendo al pueblo por estrechas calles de piedra con terracitas de varias mesas a lo largo de la fachada de los edificios y la gente animando a cada corredor que enfila la alfombra roja es una pasada. En estas carreras lo difícil es coincidir con alguien entrando en meta, por lo que cada paso de los últimos metros se disfruta aun más si cabe: la gente, la alfombra, el speaker, el arco, las fotos...

Al final 120 de azúcar y descaradamente atrás en la tabla, en el último tercio de la clasificación pero lo importante que es disfrutar el monte y controlar las diabetes está más que conseguido.


Este vídeo es un reportaje de teledeporte del fin de semana en Benasque, no hace falta decir mucho del recorrido ni del paisaje viendo las imágenes.